articles







Di´arina y de Maíz


ARTURO Ceja Arel­lano
Hoy encendí la com­puta­dora y mien­tras mis dedos se pasea­ban entre las teclas, for­madas estratégi­ca­mente según el fun­cionamiento de nues­tra mente, pens­aba en algún tema para nar­rar­les hoy. Sin embargo, los argu­men­tos vola­ban sin cesar y sin ater­rizar, como retán­dome a que atra­para alguno y me pusiera a teclear la columna.


Di sutiles sor­bos a mi taza de café, saboreán­dolo como un orgasmo para mi pal­adar, mien­tras escu­d­riñaba entre la sociedad a algún pro­tag­o­nista que me diera la nota y plas­marla lenta­mente, a fuego lento. De tal forma di un repaso entre la gente: ex alcaldes, alcaldes por salir, diputa­dos y sus acciones, políti­cos y su suerte, buena o mala; pero ya hablé de todos ellos, la sociedad sabe cómo son, qué hicieron y qué mere­cen a futuro corto, por lo que seguí diva­gando sin encon­trar ese tema que de man­era bur­lona se escapaba de mi mente.


De pronto recordé un breve diál­ogo que tuve el lunes pasado por telé­fono con el licen­ci­ado Ser­gio Flo­res Luna, ex can­didato a la diputación fed­eral por el dis­trito de Zamora, a quien no había salu­dado desde el tér­mino de la con­tienda elec­toral, que no le favore­ció por cierto.


Traté de sacarle algún resen­timiento por el resul­tado neg­a­tivo en las vota­ciones, pero su edu­cación, cal­i­dad moral y gran madurez política me dio una gran lección.


No echó cul­pas, ni mentó madres. Recono­ció que fue víc­tima de un fenó­meno político que favore­ció a quienes tuvieron la suerte a su favor, como ya había ocur­rido antes con el famoso “fenó­meno Fox”, que tam­bién bar­rió prác­ti­ca­mente con todo, colocán­dose a inmere­ce­dores en lugares privilegiados.


Recono­ció el divi­sion­ismo par­tidista, que no es exclu­sivo del PRI, porque tam­bién lo sufren los demás, refir­ién­dose a los par­tidos con­sid­er­a­dos como “grandes”, lo que per­mi­tió el resurgimiento de un par­tido que ape­nas empez­aba a fig­u­rar en la política nacional; y que “la chiquil­lada” siga mamán­dole a la ubre del pre­supuesto nacional que, dicho sea de paso, justo es que desa­parezca para la gen­eración política.


El pol­lito” recono­ció que así es la ésta y que se deben sacar con­clu­siones que con­lleven al ser humano hacia su for­ma­ción pos­i­tiva y nunca hacia el fra­caso, porque de todo se aprende y más, mucho más de las derrotas.


Dijo estar tran­quilo y que al tiempo en que deseaba el mejor de los éxi­tos a los nuevos diputa­dos, alcaldes, senadores y pres­i­dente del país, él se con­cen­traría en seguir preparán­dose, como tit­u­larse en el doc­tor­ado en Dere­cho que está por con­cluir, a fin de cat­a­pul­tarse den­tro de su pro­fe­sión, dejando por lo pronto a un lado la política, que sola­mente el tiempo le dirá si con­tinúa en ella, como parte de su proyecto de vida para tra­ba­jar por la gente, por un Méx­ico mejor.


Sin lugar a dudas que la breve charla al final de cuen­tas resultó pos­i­tiva, por los lazos de amis­tad que nos han unido desde siem­pre con Checo, desde que tra­bajé con su papá, el licen­ci­ado Ser­gio Flo­res Navarro, en con­tien­das ante­ri­ores, cuando la política, sin dejar de ser tal, era otra cosa, porque se prac­ti­caba con gusto, con gran placer, sin la cor­rup­ción que ahora nos estrangula.


Y sí, logré atra­par mi tema del día, no obstante a que mi mente no car­buraba y no acataba atra­par el tema que volaba burlesca­mente entre mis pen­samien­tos. Que ten­gan un gran día.













[Ir al Ini­cio del artículo]


















¿TE GUSTÓ ESTE CON­TENIDO? Dále Like, Com­pártelo o Deja tu opinión

Comen­tar­ios poten­ci­a­dos por CCom­ment

Videos más recientes

Busca en ViviendoMiCiudad

Belleza