articles







.y,
Por: R2D2


De pronto, entre capas de polvo me encon­tré dos pequeños libros cuyas edi­toras fueron desa­pare­ci­das después de su pub­li­cación. El primero habla sobre los
acon­tec­imien­tos que se dieron en Michoacán, cuando el Par­tido de la Rev­olu­ción Democrática tomó varias alcaldías de la enti­dad, en su intento por gob­ernarlas sin que les
asistiera la razón, que no iba más allá que el capri­cho político de quien parió ese insti­tuto político, como lo fue el inge­niero Cuauhté­moc Cár­de­nas Solórzano, Cristóbal Arias Solís y
el mis­mísimo Andrés Manuel López Obrador.

En Jacona hasta hubo enfrentamien­tos a bal­a­zos con saldo rojo. Era su alcalde el licen­ci­ado Ser­gio Gar­cía Martínez, quien le atoró a los madra­zos y no per­mi­tió las pre­ten­siones indicadas.


El segundo lib­rito “de colec­ción”, es un per­iódico tipo libro muy intere­sante, en el que se nar­ran acon­tec­imien­tos que asus­tan de ver­dad, a dos años del asesinato “de Estado”,
del entonces can­didato del PRI a la Pres­i­den­cia de la República Mex­i­cana, Luis Don­aldo Colo­sio Mur­ri­eta, quien por menos de lo que ha hecho “El Peje”, fue muerto a bal­a­zos
medi­ante un plan per­fec­ta­mente bien fraguado, del que úni­ca­mente un indi­viduo está pagando su delito, como lo es el paisano Mario Aburto, nativo de La Rinconada.


Los actores int­elec­tuales y grandes sospe­chosos, su jefe de seguri­dad, sus guardias y un titipuchal de indi­vid­uos tenían motivos para quitarle la vida y eso fue aprovechado a la
per­fec­ción para con­fundir al pueblo de Méx­ico que lloró tal trage­dia, como ocur­rió en Esta­dos Unidos con los her­manos Kenedy.


Ha sido éste uno de los crímenes más abom­inables que se hayan cometido en Méx­ico a través de su his­to­ria, en el que, no obstante a la gran can­ti­dad de sospe­chosos e
involu­cra­dos, en boca de todo mundo se encuen­tra el nom­bre y la figura de Car­los Sali­nas de Gor­tari, como el autor int­elec­tual de la eje­cu­ción del can­didato cuyo gran pecado fue
tratar de ofre­cer un Méx­ico libre de cor­rup­tos y ladrones descara­dos, que sigu­ieron con su plan de robar a los mex­i­canos hasta la fecha, cuando Andrés Manuel López Obrador puso al des­cu­bierto la “gran mierda política” de nues­tra nación.

Habrá que ver, quiénes son los que paguen los platos rotos; segu­ra­mente no será ninguno de los que con­for­man el “Grupo Méx­ico”, el que real­mente gob­ierna en nues­tra nación.
Sola­mente para las autori­dades que tienen la encomienda de aplicar la ley, no exis­ten sospe­chosos. En aquel entonces “fueron renun­ci­a­dos” jue­ces y mag­istra­dos que
llev­a­ban el caso, a fin de escon­der y desa­pare­cer las evi­den­cias que se tenían del caso que, hasta la fecha no ha sido y ni será esclarecido.

Ambos libros fueron escritos por peri­odis­tas inves­ti­gadores, de esos que ya no exis­ten en el medio infor­ma­tivo, porque ahora deam­bu­lamos y atra­pamos boletines,
perdién­dose la esen­cia del peri­odismo de inves­ti­gación, me atrevería a decir que en un 95%, si no es que más.


Resulta real­mente increíble que nue­stros pro­pios gob­er­nantes, a los que entreg­amos nues­tra con­fi­anza a través del voto, sean los prin­ci­pales saque­adores de la nación, desde las

mis­mas entrañas, del cen­tro, del núcleo de las depen­den­cias, como el caso PEMEX que tanto daño nos ha causado.


Y qué decir de la CFE, del INFON­AVIT, del ISSSTE, del IMSS, de todo el sec­tor Salud, de la Sec­re­taría de Edu­cación, de gob­er­nadores, donde urge se aplique min­u­ciosa
audi­toría, porque segu­ra­mente que están atas­ca­dos hasta las man­i­tas, empezando con el desvío de recur­sos. Ya ven ust­edes lo que ocurre en Michoacán: retraso en la
infraestruc­tura car­retera, con rúas destrozadas y sin man­ten­imiento; con reza­gos en pagos a per­sonas que han cumplido cabal­mente con su respon­s­abil­i­dad de tra­ba­jar desde la
trinchera que les cor­re­sponde. Ejem­p­los hay muchísi­mos, muchisísi­mos, diría yo. Y si no, échenle un vis­tazo a la Sec­re­taría de Cul­tura, a la de Seguri­dad Pública, a la Sec­re­taría de Edu­cación, cuyos emplea­dos no han recibido sus quin­ce­nas por mucho tiempo. Hay quienes han bus­cado chamba, de lo que sea, con tal de seguir sobre­viviendo de man­era
digna y hon­esta, porque dejaron de recibir sus quin­ce­nas; o muchos a quienes no les pagaron sus facturas.


Me inclino, me pongo de rodil­las, les hago car­a­vanas a los peri­odis­tas de inves­ti­gación, a los que tienen pan­talones y fal­das bien amar­ra­dos para decir la ver­dad, para
escribir las real­i­dades sin dejarse atra­par por la pros­ti­tu­ción en la que se cae ante la deses­peración por obtener ingre­sos para sobrevivir.


Y sí, tengo nom­bres de autén­ti­cos peri­odis­tas que, sin estu­diar esa car­rera, lo son por con­vic­ción, porque la uni­ver­si­dad de la vida los ha instru­ido para inves­ti­gar la noti­cia,
por hacer la fun­ción de autén­ti­cos reporteros, lo que no se hace en las aulas. Son poco, pero sí exis­ten, créan­melo y son ellos a los que debería pre­miar la sociedad, no a quienes
sim­u­lan ser peri­odis­tas pero sobre­viven del boletín. Ya algún día les daré a cono­cer los nom­bres de esos héroes y heroí­nas anón­i­mos del peri­odismo zamorense y de Michoacán.


¿Y la sociedad? ¡Bah!… Aga­chona como siem­pre, esperando que alguien llegue y les solu­cione su vida. No se unen a quienes sí se atreven a protes­tar y exi­gir lo que les
cor­re­sponde, no le hace que sea a través de plan­tones y tomas que a todos nos afectan.


Que ten­gan un buen ini­cio de sem­ana, esti­ma­dos lec­tores, dilec­tas lec­toras. Un abrazo cor­dial para tod@s.















[Ir al Ini­cio del artículo]




Por : Arturo Ceja Arel­lano













¿TE GUSTÓ ESTE CON­TENIDO? Dále Like, Com­pártelo o Deja tu opinión

Comen­tar­ios poten­ci­a­dos por CCom­ment

TVMÁS EN VIDEO

Busca en ViviendoMiCiudad