¿Se contagia..? 

Cuando una per­sona ríe o son­ríe porque está ale­gre gen­era una sus­tan­cia bené­fica para su organ­ismo. La risa es un priv­i­le­gio del ser humano, ningún otro ani­mal se ríe. La risa pro­duce un enorme bien­es­tar a las per­sonas. Sig­mund Freud afirmaba que la risa –sobre todo la car­ca­jada– ayuda a lib­erar la energía negativa.

articles


¿Qué pasa en nue­stro cere­bro cuando nos reímos?


Cuando una per­sona se ríe de ver­dad entonces en su cere­bro se lib­eran endor­fi­nas (neu­ro­trans­misores sec­re­ta­dos por la glán­dula pitu­itaria del cere­bro, que tienen un efecto de tipo opiáceo sim­i­lar a la mor­fina). Por eso las endor­fi­nas se cono­cen como «opiáceos nat­u­rales». Tam­bién se lib­era un neu­ro­trans­misor cere­bral lla­mado dopam­ina muy rela­cionado con los esta­dos de bien­es­tar psi­cológico. Al mismo tiempo, cuando una per­sona se ríe de ver­dad, dis­min­uyen sus nive­les de cor­ti­sol que es una hor­mona cono­cida como la «hor­mona del estrés».Un son­deo real­izado en Fran­cia demostró que el 26% de los france­ses ríen a car­ca­jadas dos o tres veces al día. El 30% son mujeres y el 22% hombres.

articles


Los ben­efi­cios de la risa
Reirse ayuda a curar la depre­sión, el estrés y la angus­tia. Nos ayuda a sen­tirnos mejor, más con­fort­a­bles. Limpia y ven­tila los pul­mones. Mejora la oxi­ge­nación el cere­bro y del cuerpo en gen­eral. Reg­u­lar­iza el pulso cardíaco. Ayuda a tra­ba­jar al aparato diges­tivo y reg­ula el intestino. Relaja los mús­cu­los ten­sos. Dis­min­uye la pro­duc­ción de hor­monas que cau­san el estrés. Dis­min­uye la pre­sión arte­r­ial de la sangre.

articles

Ayuda a que­mar calorías: cuando nos reí­mos move­mos unos 400 mús­cu­los de nue­stro cuerpo. Algunos inves­ti­gadores creen que reír 100 veces es equiv­a­lente a hacer 10 min­u­tos de ejer­ci­cio aeróbico o hacer 15 min­u­tos de bici­cleta. Al reír se seg­re­gan endor­fi­nas, unas dro­gas nat­u­rales que provo­can eufo­ria y efec­tos tran­quil­izantes y anal­gési­cos. Se for­t­ale­cen los lazos afec­tivos. Se gen­era una mayor respuesta del sis­tema inmunológico ante la enfer­medad. Sirve para descar­gar ten­siones, poten­cia la cre­ativi­dad y la imag­i­nación. Incre­menta la autoes­tima y la con­fi­anza en uno mismo. Es una fór­mula efi­caz para elim­i­nar pen­samien­tos y emo­ciones neg­a­tivos. Alivia el insom­nio al pro­ducir una sana fatiga que el sueño repara con facilidad.

articles

[Ir al Ini­cio del artículo]

fUENTE:

http://​salud​.ccm​.net/​f​a​q​/​3645​-​b​e​n​e​f​i​c​i​o​s​-​d​e​-​l​a​-​r​i​s​a

Comen­tar­ios poten­ci­a­dos por CCom­ment

Videos más recientes

Busca en ViviendoMiCiudad