camecuaro



Basa­dos en la expe­ri­en­cia histórica, la respuesta es neg­a­tiva: todo quedará en pláti­cas. Esta visión se sus­tenta en los sigu­ientes hechos:

a). En la “cri­sis de col­iformes” de 2016, el grupo político que gob­ierna Tan­gancícuaro tuvo habil­i­dad para ofre­cer cam­bios sin com­pro­m­e­terse a fondo; sólo colocó tina­cos de plás­tico que fueron rebasa­dos por el vol­u­men de aguas resid­uales y en los que la orina, mez­clada con las heces fecales, no favore­ció la descom­posi­ción de esta materia;

b). La entrega de los doc­u­men­tos que avalan la obra, el proyecto de plom­ería, la trans­paren­cia en la admin­is­tración de los recur­sos y ciu­dadanización del patronato, son tar­eas pen­di­entes. Pese a que han tran­scur­rido más de dos sem­anas en que pre­sen­ta­mos la solic­i­tud, el gob­ierno de Tan­gancícuaro y el patronato no facil­i­tan esos pape­les. La trans­paren­cia y la aper­tura real a la ciu­dadanía se anto­jan imposibles;

c). Las orga­ni­za­ciones no guber­na­men­tales y activis­tas pro ambi­en­tales sue­len cansarse y cur­sar fases de frus­tración que con­ducen a la inacción;

d). Usufruc­tu­ar­ios (restau­rantes, can­ti­nas) y tur­is­tas del par­que no están dis­puestos a asumir sac­ri­fi­cios como: defe­car en san­i­tar­ios y/​o sis­temas menos con­t­a­m­i­nantes que el lla­mado excu­sado inglés; no lle­var plás­ti­cos; resi­s­tir al placer de dañar aves, peces y la veg­etación; no der­ra­mar plagui­ci­das ni fer­til­izantes; y, no urbanizar el entorno;

e) Sigue gob­er­nando el mismo grupo político y ahora, además, cuenta con voz directa en la cámara local de diputados.

No obstante la som­bra de la his­to­ria inmedi­ata ante­rior, hay algunos ele­men­tos para cul­ti­var una condi­ción básica de opti­mismo: 1) en primer lugar existe un mayor nivel de comu­ni­cación ciu­dadana a través del inter­net y un cierto activismo de ONGs ambi­en­tales no coop­tadas total­mente en los proyec­tos elec­torales; 2) No prevalece esa suerte de “hege­monía” par­tidaria de antaño y los par­tidos han caído en pro­fundo descrédito. Aún Morena que ini­ció con vigor y copiosa votación, sufre un des­gaste por las expec­ta­ti­vas incumpl­i­das; 3) Es evi­dente que en la con­t­a­m­i­nación de Camécuaro hay respon­s­abil­i­dades intrans­feri­bles; ahora es imposi­ble argu­men­tar “esta admin­is­tración va ini­ciando” pues es el mismo grupo político que gob­ierna el munici­pio desde hace muchos años; 4) El gob­ierno que encabeza Rafael Mel­goza Mer­cado (PAN) y el patronato del Par­que que dirige Jesús Mel­goza Mer­cado han hecho algu­nas rec­ti­fi­ca­ciones impor­tantes: clausurar los san­i­tar­ios y colo­car excu­sa­dos portátiles; can­ce­lar el tubo que fluiría al río Camécuaro a 700 met­ros (¿650?) de los excu­sa­dos; trazar con cal la exten­sión del ducto hacia el punto donde se ubica la caseta aban­don­ada, cerca de Las Adjun­tas; prom­e­ter en pla­zos inmediatos:apertura para entre­gar el proyecto de esta obra; dis­cu­tir con ONGs y académi­cos las diver­sas modal­i­dades de tratamiento de aguas resid­uales; entre­gar copias de la doc­u­mentación como con­ve­nio estado-​municipio, planos del área, reglamen­tos aproba­dos y/​o prop­uestos para el manejo del parque.

Otras prome­sas trascen­den­tales son: 1) elab­o­rar, con ONGs, ciu­dadanos y académi­cos, el pro­grama de manejo del par­que; reglas que en 78 años no ha tenido esta área nat­ural pro­te­gida; 2) ges­tionar la rat­i­fi­cación y/​o reclasi­fi­cación de Camécuaro (par­que, ANP, san­tu­ario) en aten­ción a su reha­bil­itación, mejoría y con­ser­vación; 3) reori­en­tar sus fun­ciones y fijar la capaci­dad de carga en cada una de las zonas del par­que; 4) trans­parentar el manejo del patronato; y 5) Incor­po­rar ter­renos munic­i­pales para ampliar la super­fi­cie del par­que y generar un zona mín­ima de amortiguamiento.

Es obvio que el “prom­e­ter no empo­brece”, pero creo que el gob­ierno de Tan­gancícuaro y el par­tido que rep­re­senta no nece­sita de con­flic­tos innecesarios.

¿Qué perderían los políti­cos al rescatar el parque?

Nada. Tal vez quedaría poco abol­lada su ima­gen, lev­e­mente las­ti­mado el orgullo al recono­cer sus fal­tas. Nada más. El público tiene una gran capaci­dad de olvido. Durante tres años o más, Arturo Hernán­dez Vázquez gob­ernó el munici­pio de Tan­gancícuaro y otros años más, un famil­iar cer­cano estuvo como alcalde. Por supuesto que sabían de los “sub­mari­nos” que nave­gan aguas abajo del lago. Ahora Arturo es diputado local blan­quiazul por el Dis­trito Local 07 (Zacapu, Jacona, Tan­gancícuaro) y puede –si quiere– influir pos­i­ti­va­mente para definir /​recu­perar el esta­tus de área nat­ural y su polí­gono orig­i­nal (con­sul­tar prop­uesta del Arq. Madrigal).

Rescatar el par­que (lograr defini­ciones respecto de agricul­tores, hotele­ros, urban­izadores); con­cil­iar los intere­ses de restau­ran­teros, músi­cos, lancheros y tur­is­tas con las fun­ciones ambi­en­tales del par­que; y, trans­parentar su admin­is­tración, no restaría poten­ciales votos al club político que rep­re­senta for­mal­mente al gob­ierno munic­i­pal, más bien ade­lan­taría en su cap­i­tal electoral.

camecuaro

Alben­da­zol para Ger­mán Tena

Aunque sólo se mojó los labios y no tomó agua de Camécuaro, trató de apare­cer “como si bebiera agua” para decir: “Está buena”, Tena sí nece­sitó de un Alben­da­zol en dosis única.

La actuación desafor­tu­nada de Tena, Direc­tivo de la Coor­di­nación Estatal de Aguas y Cuen­cas, gen­eró expectación por su capaci­dad para elab­o­rar análi­sis bac­te­ri­ológi­cos y quími­cos con sólo humede­cer el men­tón. Esa acción otorga un plus a sus habil­i­dades que per­miten val­o­rar la cal­i­dad del agua en campo, sin equipo, sin reac­tivos, sin val­i­dación alguna.

Por si o por no, preferi­ble un Alben­da­zol con Quin­famida con­tra Echinococ­cus gran­u­lo­sus y Echinococ­cus mul­ti­oc­u­lares, y por su acción antiamebiana.

Con­fer­en­cia: miér­coles 27 de marzo, Mae­stro Jaime Nava

Explo­ramos en cua­tro cam­pos coor­di­na­dos por activis­tas y académi­cos pro Camécuaro: pro­grama de manejo; pro­ced­imien­tos de tratamiento de aguas resid­uales; nor­ma­tivi­dad; y visión de con­junto de la cuenca Duero-​Lerma.

Y como parte de ese esfuerzo, el Mtro. Jaime Nava, CIIDIR-​IPN, expon­drá el tema Areas Nat­u­rales Pro­te­gi­das de Méx­ico, el día miér­coles 27 de marzo, en dos horar­ios (10:00 a 12:00 y 18:00 a 20:00 horas), salón “A” de El Cole­gio de Michoacán.

Pese a la débil con­fi­anza en las autori­dades, seguimos acopiando doc­u­men­tos (tesis, artícu­los cien­tí­fi­cos, planos, fotografías, nor­mas) que hace­mos cir­cu­lar entre los intere­sa­dos y que reen­vi­amos tanto a Rafael Mel­goza Mer­cado, Pres­i­dente, como a sus colab­o­radores vin­cu­la­dos con Camécuaro.

Como ciu­dadanos y en el papel de tra­ba­jadores de la edu­cación y la cul­tura apos­ta­mos al diál­ogo con­struc­tivo. Obvio, dada la cul­tura política y el con­texto en el cual nos desen­volve­mos, el saber debe ser acom­pañado por la pre­sión social para lograr resul­ta­dos en favor de la sociedad y de los ecosistemas.

J.Luis Seefoó Luján
















[Ir al Ini­cio del artículo]




Pub­li­cación: Leti­cia E. Becerra Valdez













¿TE GUSTÓ ESTE CON­TENIDO? Dále Like, Com­pártelo o Deja tu opinión

Comen­tar­ios poten­ci­a­dos por CCom­ment

TVMÁS EN VIDEO

VIDEO DE INTERÉS:

Busca en ViviendoMiCiudad