Descubren por qué el ejercicio mejora la función cardíaca 

EFE

  • Inves­ti­gadores del Cen­tro de Reg­u­lacin Genómica (CRG) de Barcelona han logrado demostrar de que man­era el ejer­ci­cio físico influye.
  • El ejer­ci­cio con­tin­u­ado eleva el nivel de cier­tas pro­te­nas en las mito­con­drias de las éclu­las cardíacas.
  • Al menos a los ratones que han real­izado ejer­ci­cio durante 54 semanas.

Inves­ti­gadores del Cen­tro de Reg­u­lación Genómica (CRG) de Barcelona han encon­trado el mecan­ismo celu­lar que explica por qué el ejer­ci­cio físico es ben­efi­cioso para el corazón y han des­cu­bierto que el deporte mod­er­ado eleva el nivel de cier­tas pro­te­nas en las mito­con­drias de sus célu­las cardíacas.

La inves­ti­gación, que pub­lica este la revista cient­fica Jour­nal of Pro­teome Research que pub­lica de la Aso­ciación Amer­i­cana de Química (ACS, en sus siglas en inglés), demues­tra por primera vez cómo y de qué man­era el ejer­ci­cio físico influye en la fuerza de las célu­las para mejo­rar la funcóin cardíaca.

Aunque muchos estu­dios han demostrado que el ejer­ci­cio físico tiene muchos ben­efi­cios, como ayu­dar a perder peso, a tener unos mús­cu­los más fuertes e, incluso, a reducir el riesgo de desar­rol­lar cáncer y otras enfer­medades, se desconocía el mecan­ismo celu­lar que caus­aba estos beneficios.

El jefe de la Unidad de Pro­tem­ica en el Cen­tro de Reg­u­lación Genómica de Barcelona, Eduard Sabid, ha expli­cado que a pesar de los bien doc­u­men­ta­dos ben­efi­cios del ejer­ci­cio fsico «la man­era exacta en que este ayuda al corazón no se conocía bien».

«Por supuesto, el ejer­ci­cio refuerza el msculo del corazón, que además puede bombear más san­gre en el cuerpo de forma más efi­ciente. Y las per­sonas que entre­nan y hacen ejer­ci­cio reg­u­lar­mente tienen menos ries­gos de desar­rol­lar prob­le­mas cardía­cos y enfer­medades car­dio­vas­cu­lares», ha pun­tu­al­izado el investigador.

Sin embargo, la forma en que sucede todo esto en el cuerpo a nivel mol­e­c­u­lar ha descon­cer­tado a los inves­ti­gadores hasta ahora.

Las mito­con­drias de las célu­las cardíacas

El equipo de cien­tí­fi­cos que ha lle­vado a cabo la inves­ti­gación, entre los que están los del CRG, han des­cu­bierto que los ratones de lab­o­ra­to­rio (usa­dos como mod­e­los de enfer­medades humanas) que real­iz­a­ban ejer­ci­cio durante 54 sem­anas, sigu­iendo una rutina conc­reta para cor­rer, tenían nive­les ms altos de cier­tas pro­teí­nas en las mito­con­drias de sus célu­las cardía­cas que los ratones que no hacían ejercicio.

Las mito­con­drias pro­ducen energía para las célu­las del cuerpo y, en con­creto, los inves­ti­gadores han iden­ti­fi­cado dos pro­teí­nas, las quinasas denom­i­nadas RAF y p38, que «parece ser que des­en­ca­de­nan los efec­tos car­dio­vas­cu­lares ben­efi­ciosos de la real­ización de ejer­ci­cio físico durante un período de tiempo pro­lon­gado», ha expli­cado Sabid.

Fuente: http://​www​.20min​u​tos​.es/​n​o​t​i​c​i​a​/​2057072​/​0​/​e​j​e​r​c​i​c​i​o​-​f​i​s​i​c​o​/​m​e​j​o​r​a​/​f​u​n​c​i​o​n​-​c​a​r​d​i​a​c​a​/

Comen­tar­ios poten­ci­a­dos por CCom­ment

Videos más recientes

Busca en ViviendoMiCiudad