Para con­tin­uar con las recomen­da­ciones para ejerci­tarse, les damos estas con las que usted puede lle­var a feliz tér­mino su propósito de Incur­sionar en el mundo de los corre­dores, les quiero comen­tar acerca de algunos aspec­tos téc­ni­cos que es impor­tante que usted conozca para que pueda dis­fru­tar de esta activi­dad tan recon­for­t­ante y sobre todo, sin ries­gos de lesion­arse o de sufrir un daño mayor.

El ritmo: es la veloci­dad con la que usted se desplaza tanto en la eje­cu­ción de la cam­i­nata como en la del trote, el ritmo o la veloci­dad están deter­mi­nadas por el grado de acondi­cionamiento indi­vid­ual que usted porte en el momento de su sesión de entre­namiento; si su condi­ción física es buena , sin darse cuenta usted puede realizar sus entre­namien­tos más rápi­dos que una per­sona con ausen­cia de condi­ción física.

Nues­tra recomen­dación con­siste en tratar de no “cor­rer” más rápido que lo que su organ­ismo le per­mita, aprenda a escuchar a su cuerpo y no se exceda com­pi­tiendo con su com­pañero o vecino, recuerde que cada uno de nosotros tiene difer­entes car­ac­terís­ti­cas y por lo mismo nue­stro ritmo debe ser diferente.

El braceo: tanto en la cam­i­nata como en el trote, usted debe procu­rar ayu­darse en el desplaza­miento con sus bra­zos, para ello es que braceamos; relaje los hom­bros y real­ice el movimiento de los bra­zos en forma pen­du­lar hacia el frente sin exagerar su ele­vación, evite hacer un braceo cruzado que lo único que le prop­i­ciará es una más ráp­ida apari­ción de la fatiga.

La res­piración: durante el esfuerzo físico nue­stro organ­ismo lo que nece­sita es aire atmos­férico y oxigeno, por lo que debe­mos de llevárselo … “por donde se pueda” , y por la boca resulta más efec­tivo el facil­i­tarle el acceso de este vital ele­mento a nue­stro cuerpo, respire por la boca, aún y cuando la may­oría de la gente piensa que esto es una prác­tica equiv­o­cada, la ver­dad es que por la boca es por donde los deportis­tas de los deportes aeróbi­cos más exi­gentes le abaste­cen de aire y de oxigeno a sus deman­dantes pulmones.

La pisada: inde­pen­di­en­te­mente de la cal­i­dad de sus zap­atos tenis y del grosor de la suela de los mis­mos, muchas de las moles­tias que los corre­dores sufren, sobre todo en sus ini­cios, son prove­nientes de su forma de pisar cuando se desplazan en la cam­i­nata y en el trote.Nuestra recomen­dación en este rubro con­siste en que usted ponga aten­ción en hacer con­tacto con el talón, luego desar­rol­lar la planta del pie y final­mente impul­sarse con la punta de los dedos, es decir “evite cor­rer de puntas”.

Incli­nación del cuerpo: tam­bién este aspecto le ayu­dará a evi­tar moles­tias y dolores en la espalda baja, en la cin­tura y muchas veces hasta en las rodil­las, no corra “sen­tado” incline el tronco de su cuerpo aprox­i­mada­mente unos cinco gra­dos hacia el frente y con eso estará ayudán­dose tam­bién en su avance hacia adelante.

Por: Roberto Romero

Fuente

Comen­tar­ios poten­ci­a­dos por CCom­ment

Videos más recientes

Busca en ViviendoMiCiudad