IR al Inicio de ViviendoMiCiudad



• Para que el propósito de bajar de peso se cristal­ice año con año, es impor­tante cuidar los hábitos físi­cos y ali­men­ti­cios, sin caer en la trampa de los «pro­duc­tos mila­gro» • Hoy día, siete de cada 10 adul­tos tienen sobrepeso u obesi­dad y Méx­ico ocupa el primer lugar en casos de niños con este prob­lema

Decidirse a bajar de peso es un propósito salud­able, no sólo cuando ter­mina o ini­cia un año, sino cada día, sobre todo si el exceso de masa sig­nifica un fac­tor de riesgo para desar­rol­lar enfer­medades car­dio­vas­cu­lares; man­ten­erse en una talla ade­cuada a la estatura y a la edad es posi­ble, siem­pre y cuando la per­sona se fije metas posi­bles.



Lo ante­rior fue señal­ado por la coor­di­nadora Estatal del Pro­grama de Activi­dad Física de la Sec­re­taría de Salud Jalisco (SSJ), Edna Jáuregui Ulloa, quien aclaró que no exis­ten méto­dos «mági­cos» para bajar de peso, porque mucha de la grasa cor­po­ral en el organ­ismo puede lle­var hasta 15 o 20 años acu­mu­lada, por lo que elim­i­narla es un pro­ceso que debe estar con­tro­lado para evi­tar una descom­pen­sación.



Dijo que, por ejem­plo, muchas dietas tienen nive­les demasi­ado bajos de calorías, lo que puede debil­i­tar al indi­viduo; al mismo tiempo, la falta de pro­teí­nas, vit­a­m­i­nas y min­erales, oca­sion­arían una baja de defen­sas que vul­neran ante muchas enfer­medades. Por otra parte, los denom­i­na­dos «pro­duc­tos mila­gro» oca­sio­nan desde deses­peración por no obtener los resul­ta­dos desea­dos, hasta adic­ción, daños orgáni­cos e incluso la muerte.



Actual­mente se estima que en Méx­ico, siete de cada 10 adul­tos tienen sobrepeso u obesi­dad, con una media Nacional de inci­den­cia de 69.8 por ciento de la población. Lo más alar­mante es que estos prob­le­mas metabóli­cos se están dando cada vez más en jóvenes y niños, incluso menores de cinco años, siendo nue­stro país el primer lugar de inci­den­cia de casos en infantes con un 26 por ciento de preva­len­cia, es decir, tres de cada 10 menores. En 2006 la ten­den­cia era dos de cada 10 per­sonas entre cinco y 19 años.



En Jalisco las cifras están lig­era­mente abajo de la media Nacional, con una preva­len­cia de 69 por ciento, es decir, 0.8 menos. No obstante, según estadís­ti­cas de los últi­mos cinco años, la ten­den­cia ha ido a la alza en todo el país, por lo que las metas para dis­minuir este prob­lema se eval­u­arán de man­era inde­pen­di­ente, pues influyen ambi­entes urbanos o rurales, ali­men­tos al alcance, etc.



La SSJ cuenta con pro­gra­mas des­ti­na­dos a com­batir la obesi­dad y el sobrepeso en la población de todo el Estado. Uno de ellos es VAS, por una Vida Activa y Sana, donde se pro­mueven acciones para con­ser­var la salud como ejerci­tarse diari­a­mente por lo menos 30 min­u­tos (pueden ser cam­i­natas espa­ci­adas de no menos de 10 min­u­tos), beber de seis a ocho vasos de agua al día, evi­tar exceso de sal en los ali­men­tos, comer ver­duras y fru­tas y pro­mover la lac­tan­cia materna, pues medi­ante este con­tacto estre­cho con la madre y su hijo tam­bién se logra una buena nutri­ción, menos riesgo a aler­gias y mejo­ramiento del metab­o­lismo del bebé, de modo que tiene menos posi­bil­i­dades de pade­cer obesi­dad infan­til.



Del mismo modo se cuenta con Ferias de la Salud Ali­men­ta­ria que se colo­can en lugares con­cur­ri­dos de toda la Enti­dad para pesar y medir a las per­sonas. Según sus car­ac­terís­ti­cas se les hacen recomen­da­ciones de ali­mentación y activi­dad física. Asimismo se les ori­enta sobre la impor­tan­cia de beber agua nat­ural por encima de cualquier otro líquido proce­sado y se les enseña a leer las eti­que­tas, esto para que al sur­tir la despensa la per­sona sea capaz de ele­gir entre los pro­duc­tos que más favore­cen su salud.



Final­mente, Jáuregui Ulloa recomendó a la población en gen­eral, pero sobre todo a los padres de familia, acudir fre­cuente­mente al médico para que los mida y pese. Las recomen­da­ciones dietéti­cas deben darse de man­era indi­vid­u­al­izada, con­forme a las car­ac­terís­ti­cas y capaci­dades del paciente.






Comen­tar­ios poten­ci­a­dos por CCom­ment

Busca en ViviendoMiCiudad