articles





Boletín

Cierto es que ha habido grandes com­pos­i­tores que real­mente no los cono­ce­mos, jamás los hemos escuchado nom­brar porque, gen­eral­mente, solo nos nom­bran a los intér­pretes de quien les canta sus can­ciones, pero tam­bién cierto es que var­ios com­pos­i­tores tam­bién lo han sido intér­pretes de sus propias can­ciones y de las de otros, un caso de lo ante­rior lo fue Cuco Sánchez. Su nom­bre com­pleto lo fue José del Refu­gio Sánchez Sal­daña y nació en la ciu­dad a la que le com­puso una can­ción, me refiero a Altamira, Tamauli­pas, y esto fue un sábado 3 de mayo de 1921, ya el fal­l­e­ció en este siglo en la Ciu­dad de Méx­ico un 5 de octubre del 2001..

Fue su padre, don José del Refu­gio Sánchez Heros, Capitán Primero Pagador del Ejército Mex­i­cano, se traslad­aba con su regimiento a Ciu­dad Vic­to­ria, Tamauli­pas, a través de la sierra de Altamira; con él via­jaba su esposa, Felipa Sal­daña Cabello de Sánchez, a quien poco después de la media noche le asaltaron los dolores del parto. Dio a luz un varoncito, a quien le pusieron el nom­bre de José del Refu­gio, y que, con el cor­rer de los años, se le cono­cería como Cuco Sánchez. Poco tiempo después nació Enrique, su único her­mano.

La familia tuvo que via­jar mucho durante los primeros cinco años de vida del pequeño Cuco, hasta que, un día, su padre decidió ir al norte a enlis­tarse con el Gen­eral Álvaro Obregón. La familia no lo volvió a ver hasta después de muchos años.

Su madre los llevó a vivir a la Ciu­dad de Méx­ico, en donde con­sigu­ieron com­prar algu­nas chivas y vacas para vivir. Así fue que Refu­gio se con­vir­tió en pas­tor y vivió una infan­cia difí­cil, ya que tuvo que tra­ba­jar muy duro para procu­rar algu­nas como­di­dades a su madre y her­mano.

Ya desde muy pequeño se dis­tin­guió por decir frases boni­tas, las cuales le gusta­ban mucho a su madre, quien por ello las ano­taba. Cuando Cuco aprendió a escribir, redactaba ideas muy com­ple­tas y poéti­cas, y al poco tiempo des­cubrió su capaci­dad y facil­i­dad para desar­rol­lar melodías para acom­pañar esas frases y pen­samien­tos.

Como ya con­taba con una buena can­ti­dad de mate­r­ial que había escrito, decidió acudir a la XEW con su tra­bajo, pero sus primeros inten­tos fueron vanos, ya que ni siquiera con­siguió que le per­mi­tieran entrar al edi­fi­cio.

La insis­ten­cia lo llevó a que un día le lle­gara un golpe de suerte, ya que Alonso Sordo Nor­iega le con­siguió la opor­tu­nidad de que entrara a platicar con algunos intér­pretes. Fue así como con­siguió que le grabaran algu­nas can­ciones.

Más ade­lante sucedió que, en un pro­grama de Radio Mil, no se pre­sentó un can­tante, por lo que Paco Malgesto le sugirió que can­tara. Desde esta primera pre­sentación logró una gran aceptación del público; a par­tir de ese momento comenzó su desar­rollo y, poco a poco, fue tomando el estilo que lo car­ac­ter­izó y lo llevo al éxito.

Cuco Sánchez comenzó su car­rera artís­tica en 1937 pero fue en 1939 que su can­ción Mi chata lo lanza a la fama. Com­puso más de 200 can­ciones, varias de ellas para el cine. Su estilo retoma la tradi­ción de la can­ción rev­olu­cionaria.

Algu­nas frases de sus can­ciones se han con­ver­tido en expre­siones del habla pop­u­lar, por ejem­plo: «la chan­cla que yo tiro no la vuelto a lev­an­tar» para decir que un amor una vez aban­don­ado lo es para siem­pre. Pusieron voz a sus com­posi­ciones artis­tas como Lola Bel­trán, Lucha Villa, Pedro Infante, Matilde Sánchez «La Tor­cacita», Chavela Var­gas, María Dolores Pradera, Pedro Guerra, Joaquín Sabina, Ángel Parra, entre otros. Cuco Sánchez fal­l­e­ció a la edad de 79 años.

Algu­nas de sus famosas can­ciones son: Fal­laste Corazón, Que rechulo es querer, Yo tam­bién soy mex­i­cano, Anillo de com­pro­miso, Anoche estuve llo­rando», Grítenme piedras del campo, Gui­tar­ras, lloren gui­tar­ras, La Chan­cla, La cama de piedra, Mi gran amor — chu­lada de can­ción — , Arrieros somos, El mil amores, La rosa de oro, Que man­era de perder, Si no te vas — - chu­lada de can­ción — - ‚ Siem­pre hace frío, Te parto el alma, La que sea, Hacia la vida, Tres cora­zones El huer­fan­ito y muchas más her­mosas can­ciones que ya sea inter­pre­tadas por él o por otros, siem­pre son un deleite.

Tam­bién tuvo par­tic­i­pación en varias pelícu­las como Socios para la aven­tura —1958 — , «Fal­laste Corazón» al lado de Jacque­line Andere, Ana María Bib­ri­esca y José Alonso, fil­mada en 1970 en la famosa colo­nia Villa Coapa de la Ciu­dad de Méx­ico, película dramática cat­a­lo­gada como una muy buena película de drama de su época..


HOY ESCUCHE CAN­CIONES MEX­I­CANAS
















[Ir al Ini­cio del artículo]




Pub­li­cación: Leti­cia E. Becerra Valdez













¿TE GUSTÓ ESTE CON­TENIDO? Dále Like, Com­pártelo o Deja tu opinión

Comen­tar­ios poten­ci­a­dos por CCom­ment

Busca en ViviendoMiCiudad