articles





Boletín

Hace ya algunos años había pre­sen­tado la prop­uesta de que “ Zamora ya no debe cre­cer “, se me con­testó que sí debía siem­pre que fuera en forma orde­nada, pero, como sigu­iera cre­ciendo la ciu­dad, es claro que cada vez la admin­is­tración munic­i­pal en turno ten­dría más prob­le­mas para dotación de ser­vi­cios y para tener el agua que los habi­tantes reque­r­i­mos, Zamora siguió cre­ciendo y las con­se­cuen­cias están a la vista .

Se dice que en el sub­suelo, en todo el mundo, aun en el de los desier­tos, hay sufi­ciente agua para el ser humano, el prob­lema es que ésta se encuen­tra a grandes pro­fun­di­dades lo que hace que sea cos­tosa su extrac­ción, además de que se requiere equipo espe­cial que ignoro si se tenga en nue­stro país por lo que para Zamora y otras partes de Méx­ico extraer agua de las pro­fun­di­dades no parece ser la solu­ción, se tiene entonces que vol­tear a otras posi­bles alternativas.


Los man­tos freáti­cos en Zamora se están agotando en parte por el crec­imiento pobla­cional y en parte por la afectación al bosque en donde se encuen­tra el aljibe nat­ural como lo es la zona de Patam­ban, Aranza, Paramo, La Can­tera y Tengue­cho entre otras pobla­ciones, en toda esa área la tala inmod­er­ada de árboles, en algunos casos para cam­bio de uso de suelo, prin­ci­pal­mente para siem­bra de papas y para huer­tas de agua­cate, y los incen­dios fore­stales han lle­vado a que se tenga exten­sas zonas ya sin bosque y en tier­ras a las que se les cam­bió su uso, nuevo uso que lleva a que la tierra se ero­sione poco a poco y a que en tiempo de llu­vias, el agua no se fil­tre y que corra a riachue­los y ríos hasta lle­gar al mar sin que se le haya aprovechado y entonces los man­tos freáti­cos no se reabaste­cen lo sufi­ciente provo­cando su escasez. .


Teng­amos en cuenta que los árboles entre sus vari­adas fun­ciones, está la de fil­trar el agua al sub­suelo y que ésta agua después la vemos emerger en lugares dis­tantes de ahí en forma de man­an­tiales– bor­botones que se pueden ver en Camécuaro, en Cupátziro o Jun­guarán en el munici­pio de Tan­gancícuaro, agua que viene de ése aljibe– o bien en las pobla­ciones extraída de los man­tos freáti­cos. Entonces ten­emos que a un menor número de áreas boscosas, se ten­drá menor agua disponible para el ser humano y que a menor agua el costo para ten­erla será mayor además de los prob­le­mas que pueda ocasionar.


El munici­pio de Zamora cuenta con un ojo de agua pre­cisa­mente en la comu­nidad del Ojo de Agua, y todo indica que esa agua no está total­mente aprovechada por lo que las autori­dades, ante la escasez del vital líquido en la ciu­dad, podrían efec­tuar un estu­dio que lleve a la posi­bil­i­dad de que el exce­dente que se tenga sea aprovechada por otras comu­nidades o bien pueda ser lle­vada a la ciu­dad de Zamora, ya como parte de este estu­dio se podría deter­mi­nar tener un cen­tro turís­tico en ese lugar que además crearía fuentes de empleo para habi­tantes del lugar. .


Es cierto que se tiene exce­dente de agua del lago de Camécuaro del munici­pio de Tan­gancícuaro pero éste, entre otras cosas, va a algu­nas comu­nidades que con­for­man el munici­pio de Zamora como San­ti­aguillo, La Ladera y otras y se medio resolvería un prob­lema pero se ten­dría otro y no se debe tratar de eso.


Pero en Tan­gancícuaro se tienen otros dos man­an­tiales como son Cupátziro y Jun­guarán. Quien vis­ite el primero podrá con­statar que aparte de ser un lugar muy bonito, el agua que emana es clara, es bebible para el ser humano, y toda el agua que brota corre y forma un riachuelo que va hacia el norte de la población; y, aquí viene el punto que debiera estu­di­arse porque, a poca dis­tan­cia de su nacimiento, el agua clara se tur­bia al jun­tarse con aguas negras y de todas que lle­gan de las casas y com­er­cios y, podrán ver que a otra dis­tan­cia de ahí TODA EL AGUA SE VA AL DRENAJE, o sea, toda el agua de Cupátziro está desaprovechada en una lam­en­ta­ble real­i­dad,. Si toda el agua que corre de Cupátziro se entubara, podría ser aprovechada para sat­is­facer en primer lugar las necesi­dades del munici­pio e inclu­sive para ser envi­ada a otras pobla­ciones como Zamora..


En la misma población de Tan­gancícuaro se tiene otro man­an­tial al que lla­man Taray– debe su nom­bre a que ahí se encuen­tra un árbol de los lla­ma­dos pre­cisa­mente taray-​, el agua que brota es bebible, muy clara y corre hacia el norte, a unos pocos met­ros de ahí cor­ren aguas negras que luego se jun­tan con el agua del man­an­tial y van a dar al drenaje; el agua del man­an­tial está total­mente desaprovechada en otra lam­en­ta­ble real­i­dad. Esa agua jun­tán­dola con la de Cupátziro podría ayu­dar a resolver el prob­lema de alguna población.


El Man­an­tial lla­mado Jun­guarán es algo sim­i­lar a los dos casos que men­ciono, sola­mente que en este no pude con­statar que el agua se fuera al drenaje pero, el agua del man­an­tial está desaprovechada.


Ya no en Tan­gancícuaro pero si en el munici­pio de ese nom­bre, se tiene otro man­an­tial que está ubi­cado a pocos min­u­tos al poniente de la comu­nidad de San José, los bor­botones se pueden apre­ciar y en éste el agua se aprovecha para necesi­dades– poca– de la comu­nidad y la demás está desaprovechada y en Paramo sufriendo por falta del vital líquido.


Por lo ante­rior, es claro que a Zamora podría lle­gar parte del agua que está desaprovechada de los difer­entes man­an­tiales que men­ciono y que actual­mente toda se va al drenaje, para esto, primero, insisto, se debe sat­is­facer las necesi­dades del munici­pio, y luego que la población esté de acuerdo en que el exce­dente de agua vaya a otro munici­pio y algo impor­tantes es que se haga lo nece­sario para que el aljibe nat­ural que se tiene en la zona aledaña a Patam­ban que actual­mente se encuen­tra muy por debajo de su nivel ‚porque los árboles que tra­ba­ja­ban para llenarlo de agua ya no están y, que surte de agua a los man­an­tiales y a los man­tos freáti­cos de Zamora, vuelva a tener esos árboles, para esto, todos debe­mos de colab­o­rar plan­tando arboli­tos y cuidán­do­los. Quer­e­mos agua en Zamora, cola­bore­mos todos yendo a plan­tar arboli­tos a Patam­ban y sus alrede­dores y estos en pocos años nos man­darán el vital líquido. No solo quer­amos; no solo pidamos, cola­bore­mos y .


¡ HAGÁ­MOS ALGO PARA BIEN DE LAS FUTURAS GEN­ERA­CIONES ¡
Esta direc­ción de correo elec­trónico está siendo pro­te­gida con­tra los robots de spam. Nece­sita tener JavaScript habil­i­tado para poder verlo.














[Ir al Ini­cio del artículo]




Pub­li­cación: Leti­cia E. Becerra Valdez













¿TE GUSTÓ ESTE CON­TENIDO? Dále Like, Com­pártelo o Deja tu opinión

Comen­tar­ios poten­ci­a­dos por CCom­ment

TVMÁS EN VIDEO

Busca en ViviendoMiCiudad