articles








La Prensa cumple la fun­ción democrática de ser con­trapeso y equi­lib­rio frente al poder. Los medios y el peri­odismo no son un acom­pañamiento com­plac­i­ente o acrítico, sostienen.
López Obrador conoce el poder de las pal­abras y más cuando se trata de la pal­abra pres­i­den­cial, ase­gura.
Redac­ción

SemMéxico/​Bil­lie Parker Noti­cias. Ciu­dad de Méx­ico. 06 de mayo 2019.- La prensa debe ser libre, sen­ten­cia la Arquidióce­sis Pri­mada de Méx­ico al Pres­i­dente Andrés Manuel López Obrador, a quien le pide no impul­sar cam­pañas de odio con­tra las y los periodistas.

Tem­planza, pru­den­cia y pacien­cia. En la medida que el pres­i­dente se serene, podrá con mayor rapi­dez rec­on­cil­iar a Méx­ico, como lo ha prometido”, sen­ten­cia la igle­sia católica.

Desde el sem­a­nario “Desde la fe” la igle­sia católica afirma que se nece­sita a la prensa libre, “Para enten­der el mundo y el momento que nos tocó vivir y hacer lo cor­recto para mejorarlos”

En su órgano de comu­ni­cación ase­gura que las redes sociales son hoy her­ramien­tas útiles para los ciu­dadanos, para infor­marse, para expre­sarse, pero los medios de comu­ni­cación y el peri­odismo pro­fe­sional, tienen una labor espe­cial­izada: infor­man y cumplen la fun­ción democrática de ser con­trapeso y equi­lib­rio frente al poder. Los medios y el peri­odismo no son un acom­pañamiento com­plac­i­ente o acrítico.

Hemos visto con pre­ocu­pación cómo el pres­i­dente Andrés Manuel López Obrador se ha referido a la prensa —y en espe­cial a un per­iódico— como sus ene­mi­gos y los ha hecho blanco de sus ataques en sus con­fer­en­cias mañaneras”.

Abunda el texto en la lib­er­tad del pres­i­dente de decir lo que piensa y si es nece­sario, ejercer su dere­cho a réplica. Si por algo está hoy en Pala­cio Nacional es porque ha planteado una his­to­ria y una inter­pretación de la real­i­dad nacional que con­ven­ció a quienes votaron por él”.

López Obrador conoce el poder de las pal­abras y más cuando se trata de la pal­abra pres­i­den­cial. Por eso mismo está oblig­ado a hacer aco­pio de pru­den­cia, pues quien ataca a la prensa no es un ciu­dadano común, sino el pres­i­dente de la República que debe rep­re­sen­tar a todos y evi­tar las funes­tas con­se­cuen­cias del repu­dio a la prensa libre y crítica”.

La igle­sia advierte que las pal­abras pres­i­den­ciales pueden derivar en la desa­cred­itación de la labor peri­odís­tica, o peor aún, en el odio colec­tivo hacia los medios de comu­ni­cación, solo por el sim­ple hecho de no estar en línea con su pen­samiento o por analizar, criticar y cues­tionar sus decisiones.

Las ame­nazas de muerte en con­tra del direc­tor del diario Reforma, Juan Par­di­nas, no son casu­al­i­dad, no pueden mirarse aje­nas a un dis­curso pres­i­den­cial de reproche y descal­i­fi­cación hacia un medio de comunicación”.

En el texto acota la asev­eración ante­rior al referir que “De ninguna man­era se puede decir que el Pres­i­dente haya orde­nado una agre­sión, pero tam­poco se puede negar que es de su enojo de donde abre­van algunos de sus seguidores”.

SEM/​BillieParkerNoticias















[Ir al Ini­cio del artículo]




Pub­li­cación: Leti­cia E. Becerra Valdez













¿TE GUSTÓ ESTE CON­TENIDO? Dále Like, Com­pártelo o Deja tu opinión

Comen­tar­ios poten­ci­a­dos por CCom­ment

TVMÁS EN VIDEO

Busca en ViviendoMiCiudad