Ingre­di­entes:

4 tomates maduros duros

1 cebolla

1 diente de ajo

1 chile

40 ml de aceite de oliva virgen

Sal


Preparación:


Escal­damos los tomates en agua hirviendo unos segun­dos y los dejamos enfriar. Elim­i­namos la piel, los cor­ta­mos por la mitad y les quita­mos el líquido y las pepitas.


Pelamos, limpiamos y picamos la cebolla, el ajo y el chile, los bati­mos junto con el tomate, y por último, añadi­mos aceite y sal.

GLOSARIO:

Blan­quear o escal­dar es la acción de pasar un ali­mento por agua hirviendo unos min­u­tos (entre 10 a 30 segun­dos), los más enten­di­dos luego de retira el ali­mento del agua hirviendo le sumer­gen en agua helada para detener su cocción.

Esta téc­nica se uti­liza con el fin de ablandar un ali­mento, quitarle color (el color de los ali­men­tos se pone más pálido) o bien facil­i­tar la operación de quitarle la piel de veg­e­tales o fru­tos secos, como en el caso de los tomates. Tam­bién se usa para quitar los exce­sos de sal e impurezas, quitar el sabor amargo, reducir su vol­u­men o pre-​cocción de los alimentos.

Este sis­tema se uti­liza en todo tipo de ali­men­tos, en ver­duras, pesca­dos, aves, etc.

Fuente.

Fuente:

Comen­tar­ios poten­ci­a­dos por CCom­ment

Videos más recientes

Busca en ViviendoMiCiudad