En con­fer­en­cia de prensa en Gine­bra, el direc­tor de ese organ­ismo, Michel Jar­raud, tam­bién comentó que el año estuvo mar­cado por fenó­menos climáti­cos extremos y el segundo lugar histórico de nive­les más bajos de capa de hielo en el Ártico.

«Los otros años que han sido más calientes que el actual han ocur­rido en los últi­mos doce, lo que con­firma que la ten­den­cia al calen­tamiento con­tinúa», dijo Jarraud.

Añadió que en el período hubo tem­per­at­uras más altas en partes de Europa y el invierno menos frío jamás reg­istrado en zonas de Escan­di­navia. En Sudamérica hubo frio extremo, prin­ci­pal­mente en Argentina.

La tem­po­rada de ciclones fue dev­as­ta­dora, con muchas víc­ti­mas y daños masivos en el Caribe, Cen­troamérica y Esta­dos Unidos. La sequía fue un fenó­meno per­sis­tente en Europa, y Sudamérica con efec­tos muy graves sobre la agri­cul­tura de var­ios países, sub­rayó Michel Jarraud.

NOTA EN AUDIO: Pro­duc­ción: Jorge Miyares

Comen­tar­ios poten­ci­a­dos por CCom­ment

Busca en ViviendoMiCiudad