Esta ini­cia­tiva ofrece una guía a los gob­ier­nos, las insti­tu­ciones de inves­ti­gación y los donantes, para cer­rar bre­chas de conocimiento en este campo y para desar­rol­lar futuras políti­cas públi­cas.

Una de las áreas que se pri­or­iza es la de encon­trar efec­tos direc­tos e indi­rec­tos del cam­bio climático en el bien­es­tar de las per­sonas, sobre todo en niños y otros gru­pos vul­ner­a­bles.

Como ejem­plo, la OMS men­cionó la necesi­dad de deter­mi­nar el impacto a corto y largo plazo que tiene el aumento de las sequías o la reduc­ción de recur­sos de agua dulce en el desplaza­miento de la población, en la salud men­tal o en el riesgo de con­flic­tos.

Pro­duc­ción: Rocío Franco

AUDIO DE LA NOTA:

Comen­tar­ios poten­ci­a­dos por CCom­ment

Busca en ViviendoMiCiudad