IR al Inicio de ViviendoMiCiudad

paramedicos

  • Enfrentarse a la epi­demia por COVID-​19 ha sido un reto, dice Noé Emanuel Ramos Soria, paramédico del CRUM


More­lia, Michoacán, a 22 de sep­tiem­bre de 2020.- Para Noé Emanuel Ramos Soria, paramédico del Cen­tro Reg­u­lador de Urgen­cias Médi­cas (CRUM), de la Sec­re­taría de Salud de Michoacán (SSM), enfrentarse a esta epi­demia por COVID-​19 ha sido un gran reto per­sonal, sin embargo, mantiene su cabeza fría y real­iza todos los pro­ced­imien­tos para el manejo ade­cuado y el traslado seguro de pacientes con com­pro­miso y cal­i­dad humana.

Este per­sonal, com­pro­metido con la salud de los michoa­canos, sale día a día a darlo todo y realizar trasla­dos ter­restres y aéreos seguros, opor­tunos y con éxito.

Sólo en lo que va del año, paramédi­cos del CRUM ha lle­vado a cabo 31 mil 228 ser­vi­cios pre­hos­pi­ta­lar­ios; de estos 5 mil 144 han sido ter­restres, 41 aéreos, 2 mil 722 reg­u­la­ciones médi­cas y 23 mil 321 trasla­dos a través de las 113 ambu­lan­cias de los Ayun­tamien­tos.

Ramos Soria explica “durante cada uno de los trasla­dos existía miedo, angus­tia e impo­ten­cia de saber que era una enfer­medad que estaba cobrando muchas vidas, el saber que tienes familia y que debes regre­sar a casa, eso me angus­tiaba y me gen­er­aba un estrés, saber que puedo ser fuente de trans­misión del virus en la familia, ami­gos y com­pañeros de tra­bajo; por ello, cada vez que hago un ser­vi­cio, me men­tal­izo en lo que voy hacer, en cada parte del equipo de pro­tec­ción per­sonal, tanto mío como de mi com­pañero”.

“Una vez que se activa un código biológico, nue­stro com­pro­miso es brindar­les una aten­ción de cal­i­dad y calidez a cada paciente que atraviesa por esta cir­cun­stan­cia, pese a que durante el ser­vi­cio debe­mos sopor­tar el calor, sen­tir cómo recorre el sudor por todo el cuerpo a grandes can­ti­dades, el comen­zar a querer res­pi­rar el aire libre, la deses­peración de quer­erte quitar la mas­car­illa, los labios resecos por la deshidrat­ación, el dolor de cabeza por las care­tas, y en algu­nas oca­siones no tener vis­i­bil­i­dad porque los gog­gles y la careta se empañan, pero aún así, seguire­mos ayu­dando a quién lo nece­site”, recalcó

Gra­cias al tra­bajo com­pro­metido y a la aten­ción opor­tuna para aten­der y esta­bi­lizar a una per­sona en situación crítica, se logra incre­men­tar el por­centaje de sobre­v­ida de un paciente al ser entre­gado en el hos­pi­tal.

Pub­li­cación: Leti­cia E. Becerra Valdez



¿TE GUSTÓ ESTE CON­TENIDO? Dále Like, Com­pártelo o Deja tu opinión

Comen­tar­ios poten­ci­a­dos por CCom­ment

Compártelo

Síguenos

Com­partelo!

Síguenos

Busca en ViviendoMiCiudad

Desayuna y come: sabroso y nutritivo

paramedicos

  • Enfrentarse a la epi­demia por COVID-​19 ha sido un reto, dice Noé Emanuel Ramos Soria, paramédico del CRUM


More­lia, Michoacán, a 22 de sep­tiem­bre de 2020.- Para Noé Emanuel Ramos Soria, paramédico del Cen­tro Reg­u­lador de Urgen­cias Médi­cas (CRUM), de la Sec­re­taría de Salud de Michoacán (SSM), enfrentarse a esta epi­demia por COVID-​19 ha sido un gran reto per­sonal, sin embargo, mantiene su cabeza fría y real­iza todos los pro­ced­imien­tos para el manejo ade­cuado y el traslado seguro de pacientes con com­pro­miso y cal­i­dad humana.

Este per­sonal, com­pro­metido con la salud de los michoa­canos, sale día a día a darlo todo y realizar trasla­dos ter­restres y aéreos seguros, opor­tunos y con éxito.

Sólo en lo que va del año, paramédi­cos del CRUM ha lle­vado a cabo 31 mil 228 ser­vi­cios pre­hos­pi­ta­lar­ios; de estos 5 mil 144 han sido ter­restres, 41 aéreos, 2 mil 722 reg­u­la­ciones médi­cas y 23 mil 321 trasla­dos a través de las 113 ambu­lan­cias de los Ayun­tamien­tos.

Ramos Soria explica “durante cada uno de los trasla­dos existía miedo, angus­tia e impo­ten­cia de saber que era una enfer­medad que estaba cobrando muchas vidas, el saber que tienes familia y que debes regre­sar a casa, eso me angus­tiaba y me gen­er­aba un estrés, saber que puedo ser fuente de trans­misión del virus en la familia, ami­gos y com­pañeros de tra­bajo; por ello, cada vez que hago un ser­vi­cio, me men­tal­izo en lo que voy hacer, en cada parte del equipo de pro­tec­ción per­sonal, tanto mío como de mi com­pañero”.

“Una vez que se activa un código biológico, nue­stro com­pro­miso es brindar­les una aten­ción de cal­i­dad y calidez a cada paciente que atraviesa por esta cir­cun­stan­cia, pese a que durante el ser­vi­cio debe­mos sopor­tar el calor, sen­tir cómo recorre el sudor por todo el cuerpo a grandes can­ti­dades, el comen­zar a querer res­pi­rar el aire libre, la deses­peración de quer­erte quitar la mas­car­illa, los labios resecos por la deshidrat­ación, el dolor de cabeza por las care­tas, y en algu­nas oca­siones no tener vis­i­bil­i­dad porque los gog­gles y la careta se empañan, pero aún así, seguire­mos ayu­dando a quién lo nece­site”, recalcó

Gra­cias al tra­bajo com­pro­metido y a la aten­ción opor­tuna para aten­der y esta­bi­lizar a una per­sona en situación crítica, se logra incre­men­tar el por­centaje de sobre­v­ida de un paciente al ser entre­gado en el hos­pi­tal.

Pub­li­cación: Leti­cia E. Becerra Valdez



¿TE GUSTÓ ESTE CON­TENIDO? Dále Like, Com­pártelo o Deja tu opinión

Comen­tar­ios poten­ci­a­dos por CCom­ment

Compártelo

Síguenos

Com­partelo!

Síguenos

Busca en ViviendoMiCiudad

Desayuna y come: sabroso y nutritivo
top