articles

Zamora, Michoacán; enero 4 de 2022

Por quién doblan las Campanas?

… Están dob­lando por ti!

Retomo la pre­gunta desde la nov­ela de Ernest Hem­ing­way quien a su vez la rescató del poeta John Donne (Lon­dres, 15721631) que hace sig­los escribió estas pal­abras sat­u­radas de actualidad:

¿Quién no echa una mirada al sol cuando atardece?
¿Quién quita sus ojos del cometa cuando estalla?
¿Quién no presta oídos a una cam­pana cuando por algún hecho tañe?
¿Quién puede des­oír esa cam­pana cuya música lo traslada fuera de este mundo?

Ningún hom­bre es una isla entera por sí mismo.
Cada hom­bre es una pieza del con­ti­nente, una parte del todo.
Si el mar se lleva una por­ción de tierra, toda Europa queda dis­minuida, como si fuera un promon­to­rio, o la casa de uno de tus ami­gos, o la tuya propia.

Ninguna per­sona es una isla; la muerte de cualquiera me afecta, porque me encuen­tro unido a toda la humanidad; por eso, nunca pre­guntes por quién doblan las cam­panas; doblan por ti.

De las frías cifras al dolor

La tarde-​noche del último día de diciem­bre de 2021 envi­aba mi reporte de los homi­cidios dolosos zamorano-​jaconenses: 77 dece­sos, 23 heri­dos y una ilesa en el mes. Números pre­lim­inares que cor­regí después con la frus­tración y pena de agre­gar la ref­er­en­cia de lo que no debió suceder. Bueno, ninguna de esas muertes debió ocurrir.

Meses atrás teníamos –o imag­inábamos– la excusa “en algo andaría” y volteábamos la mirada hacia otro lado, pero sabe­mos de dece­nas de agre­siones a per­sonas sin relación con el narco tráfico.

La cuestión para mí ahora es no hablar de la vio­len­cia de modo imper­sonal; no poder nar­rar de un modo lejano porque el cír­culo de la vio­len­cia se cierra más cada día. Meses atrás, min­u­tos antes de las veinte horas del día 31 de diciem­bre (yo) narraba situa­ciones cer­canas de los bar­rios zamora­nos, aludía nom­bres cono­ci­dos, pero menos próx­i­mos que Rafa o Rafita, her­mano de nues­tra entrañable Teresa Chávez Ven­tura, Tere­sita o TeresíZ­ima –su zeta nom­bre de batalla cuando escribía en Zeta de Zamora.

Tere­sita y su familia sufren la pér­dida irrepara­ble de Rafa; una muerte vio­lenta que sería un número más, un ele­mento per­dido en la masa estadís­tica, pero no. La pér­dida de vidas humanas que mar­can de luto cen­te­nas de hog­a­res en Zamora y Jacona son trage­dias que no deben con­ver­tirse en estadís­tica, sino en motivos para pre­ocu­parnos por la paz y la vida.

Rafa es parte de los 78 indi­vid­uos que perdieron la vida en forma vio­lenta en Zamora-​Jacona en el mes de diciem­bre que recién con­cluyó. Fueron 49 hom­bres y 8 mujeres en Zamora y 21 hom­bres en Jacona. Además 14 hom­bres heri­dos en Zamora y 11 en Jacona. Ciento tres (103) víc­ti­mas de las que con­ta­mos con ref­er­en­cias sufi­cientes (nom­bre, apodo, señas, cir­cun­stan­cias) para afir­mar que efec­ti­va­mente ocur­rieron, que no es la “incor­recta per­cep­ción que gen­eran los medios”.

Tere­sita es una per­sona sol­i­daria ampli­a­mente cono­cida en los medios y un poco menos iden­ti­fi­cada en labores human­i­tarias de la Cruz Roja, a bordo de las ambu­lan­cias ayu­dando a indi­vid­uos lesion­a­dos, recono­cida en acciones medioam­bi­en­tal­is­tas y “tar­eas de hormiga” en hos­pi­tales y ahí donde ha sido nece­sario unir una mano con otra para dar calor y cal­mar el dolor.

La nece­saria solidaridad

El tejido social zamorano-​jaconense está muy las­ti­mado –madreado es una pal­abra más com­pren­si­ble; es frus­trante esta condi­ción de inse­guri­dad y vio­len­cia que se vive en la región y en el país.

Los cole­gas de Tere de la prensa, a través de una cuenta ban­caria de Jacob, pro­mueven apoyo económico de modo interno en la Aso­ciación de Peri­odis­tas; para­le­la­mente, ami­gos, com­pañeros trata­mos de unir al abrazo, a las pal­abras de con­suelo, “esa cosa mate­r­ial, mon­e­taria” que tanta falta hace en situa­ciones como éstas en que (casi) todo requiere de pesos y cen­tavos. Aunque Tere se moleste y rechace esta ini­cia­tiva, algo podemos –y debe­mos– hacer repi­tiendo con Ernest Hem­ing­way y John Donne:

Nunca pre­guntes por quién sue­nan las cam­panas; están sonando por ti!

Jlseefoo@​hotmail.​com

Edi­ción: Leti­cia E. Becerra Valdez

Sucrí­bete a nue­stro canal en Youtube : Viviendo Mi Ciu­dad

Deja tu opinión o com­pártelo en tus redes





Comen­tar­ios poten­ci­a­dos por CCom­ment

Compártelo

Síguenos

Com­partelo!

Síguenos

Busca en ViviendoMiCiudad

articles

Zamora, Michoacán; enero 4 de 2022

Por quién doblan las Campanas?

… Están dob­lando por ti!

Retomo la pre­gunta desde la nov­ela de Ernest Hem­ing­way quien a su vez la rescató del poeta John Donne (Lon­dres, 15721631) que hace sig­los escribió estas pal­abras sat­u­radas de actualidad:

¿Quién no echa una mirada al sol cuando atardece?
¿Quién quita sus ojos del cometa cuando estalla?
¿Quién no presta oídos a una cam­pana cuando por algún hecho tañe?
¿Quién puede des­oír esa cam­pana cuya música lo traslada fuera de este mundo?

Ningún hom­bre es una isla entera por sí mismo.
Cada hom­bre es una pieza del con­ti­nente, una parte del todo.
Si el mar se lleva una por­ción de tierra, toda Europa queda dis­minuida, como si fuera un promon­to­rio, o la casa de uno de tus ami­gos, o la tuya propia.

Ninguna per­sona es una isla; la muerte de cualquiera me afecta, porque me encuen­tro unido a toda la humanidad; por eso, nunca pre­guntes por quién doblan las cam­panas; doblan por ti.

De las frías cifras al dolor

La tarde-​noche del último día de diciem­bre de 2021 envi­aba mi reporte de los homi­cidios dolosos zamorano-​jaconenses: 77 dece­sos, 23 heri­dos y una ilesa en el mes. Números pre­lim­inares que cor­regí después con la frus­tración y pena de agre­gar la ref­er­en­cia de lo que no debió suceder. Bueno, ninguna de esas muertes debió ocurrir.

Meses atrás teníamos –o imag­inábamos– la excusa “en algo andaría” y volteábamos la mirada hacia otro lado, pero sabe­mos de dece­nas de agre­siones a per­sonas sin relación con el narco tráfico.

La cuestión para mí ahora es no hablar de la vio­len­cia de modo imper­sonal; no poder nar­rar de un modo lejano porque el cír­culo de la vio­len­cia se cierra más cada día. Meses atrás, min­u­tos antes de las veinte horas del día 31 de diciem­bre (yo) narraba situa­ciones cer­canas de los bar­rios zamora­nos, aludía nom­bres cono­ci­dos, pero menos próx­i­mos que Rafa o Rafita, her­mano de nues­tra entrañable Teresa Chávez Ven­tura, Tere­sita o TeresíZ­ima –su zeta nom­bre de batalla cuando escribía en Zeta de Zamora.

Tere­sita y su familia sufren la pér­dida irrepara­ble de Rafa; una muerte vio­lenta que sería un número más, un ele­mento per­dido en la masa estadís­tica, pero no. La pér­dida de vidas humanas que mar­can de luto cen­te­nas de hog­a­res en Zamora y Jacona son trage­dias que no deben con­ver­tirse en estadís­tica, sino en motivos para pre­ocu­parnos por la paz y la vida.

Rafa es parte de los 78 indi­vid­uos que perdieron la vida en forma vio­lenta en Zamora-​Jacona en el mes de diciem­bre que recién con­cluyó. Fueron 49 hom­bres y 8 mujeres en Zamora y 21 hom­bres en Jacona. Además 14 hom­bres heri­dos en Zamora y 11 en Jacona. Ciento tres (103) víc­ti­mas de las que con­ta­mos con ref­er­en­cias sufi­cientes (nom­bre, apodo, señas, cir­cun­stan­cias) para afir­mar que efec­ti­va­mente ocur­rieron, que no es la “incor­recta per­cep­ción que gen­eran los medios”.

Tere­sita es una per­sona sol­i­daria ampli­a­mente cono­cida en los medios y un poco menos iden­ti­fi­cada en labores human­i­tarias de la Cruz Roja, a bordo de las ambu­lan­cias ayu­dando a indi­vid­uos lesion­a­dos, recono­cida en acciones medioam­bi­en­tal­is­tas y “tar­eas de hormiga” en hos­pi­tales y ahí donde ha sido nece­sario unir una mano con otra para dar calor y cal­mar el dolor.

La nece­saria solidaridad

El tejido social zamorano-​jaconense está muy las­ti­mado –madreado es una pal­abra más com­pren­si­ble; es frus­trante esta condi­ción de inse­guri­dad y vio­len­cia que se vive en la región y en el país.

Los cole­gas de Tere de la prensa, a través de una cuenta ban­caria de Jacob, pro­mueven apoyo económico de modo interno en la Aso­ciación de Peri­odis­tas; para­le­la­mente, ami­gos, com­pañeros trata­mos de unir al abrazo, a las pal­abras de con­suelo, “esa cosa mate­r­ial, mon­e­taria” que tanta falta hace en situa­ciones como éstas en que (casi) todo requiere de pesos y cen­tavos. Aunque Tere se moleste y rechace esta ini­cia­tiva, algo podemos –y debe­mos– hacer repi­tiendo con Ernest Hem­ing­way y John Donne:

Nunca pre­guntes por quién sue­nan las cam­panas; están sonando por ti!

Jlseefoo@​hotmail.​com

Edi­ción: Leti­cia E. Becerra Valdez

Sucrí­bete a nue­stro canal en Youtube : Viviendo Mi Ciu­dad

Deja tu opinión o com­pártelo en tus redes





Comen­tar­ios poten­ci­a­dos por CCom­ment

Compártelo

Síguenos

Com­partelo!

Síguenos

Busca en ViviendoMiCiudad

top