cancedroms

Sem­Méx­ico. Gine­bra. 6 de enero de 2022.-

El cáncer cer­vi­couterino es alta­mente pre­venible y trat­able”, recalcó el direc­tor gen­eral de la Orga­ni­zación Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghe­breye­sus, y sos­tuvo que “podría con­ver­tirse en el primer cáncer en ser eliminado”.

El cáncer de cérvix se puede pre­venir en gran medida medi­ante la vac­u­nación y la detec­ción de lesiones pre­cur­so­ras, con un seguimiento y tratamiento ade­cua­dos, señaló la Agen­cia Inter­na­cional para la Inves­ti­gación del Cáncer(IARC), un organ­ismo inter­gu­ber­na­men­tal aus­pi­ci­ado por la OMS.

Con el propósito de aler­tar a la población sobre la impor­tan­cia y la gran posi­bil­i­dad de acabar con esa enfer­medad, la IARC ha declar­ado a enero como el Mes de la Con­ci­en­ti­zación sobre el Cáncer de Cérvix.

Como parte de esa ini­cia­tiva, la Agen­cia para la Inves­ti­gación del Cáncer destacará tres proyec­tos de inves­ti­gación que for­man parte del com­bate al cáncer cervicouterino.

Dichos proyec­tos se inser­tan en las áreas de vac­u­nación con­tra tipos de alto riesgo de virus del papi­loma humano, el agente cau­sante de la may­oría de los casos de cáncer de cuello uterino; el tratamiento de las lesiones pre­can­cerosas del cuello uterino en un entorno de recur­sos lim­i­ta­dos; y la mejora de la cober­tura de los pro­gra­mas de detec­ción del cáncer cer­vi­couterino en pobla­ciones de riesgo.

El de cuello uterino es el segundo tipo de cáncer más común en las mujeres y tiene las tasas de inci­den­cia y mor­tal­i­dad más altas. Por lo gen­eral afecta a los países con un índice de desar­rollo humano bajo.

Unas 604.000 mujeres fueron diag­nos­ti­cadas con cáncer de cuello uterino en el mundo en 2020, 342.000 de ellas murieron como con­se­cuen­cia de la enfermedad.Organización Panamer­i­cana de la Salud.


Geografía de la inci­den­cia, un indi­cador de desigualdad

Pocos padec­imien­tos refle­jan tanto las desigual­dades mundi­ales como el cáncer de cuello cer­vi­couterino: casi el 90% de las muertes en 2018 ocur­rieron en países de ingre­sos bajos y medi­anos, donde la inci­den­cia del padec­imiento es mayor, porque el acceso a los ser­vi­cios de salud pública es lim­i­tado y la detec­ción y el tratamiento no se han imple­men­tado ampliamente.

La OMS y la IARC tra­ba­jan en colab­o­ración con otros socios para acabar con el cáncer de cérvix como prob­lema de salud pública a través de la Estrate­gia mundial para acel­erar la elim­i­nación del cáncer cervicouterino.

Las eval­u­a­ciones de los méto­dos de detec­ción actuales en tér­mi­nos de su impacto en la inci­den­cia y la mor­tal­i­dad del cáncer de cuello uterino serán clave para ayu­dar a desar­rol­lar políti­cas de salud pública efi­cientes en la lucha de esta enfer­medad pre­venible”, dijo Béa­trice Lauby-​Secretan, experta de la IARC.

Para elim­i­nar este tipo de cáncer de la lista de prob­le­mas de salud pública, la Estrate­gia Global estable­ció el umbral para que todos los países alcan­cen una tasa de inci­den­cia de menos de cua­tro casos por cada 100.000 mujeres.


Obje­tivos 907090

Lograr esto implica que cada país alcance y man­tenga tres obje­tivos durante la vida de las jóvenes de hoy.

El primero es que el 90% de las niñas sean vac­u­nadas con­tra el virus del papi­loma humano antes de los 15 años.

El segundo es garan­ti­zar que el 70% de las mujeres se sometan a prue­bas de detec­ción medi­ante una prueba de alto rendimiento antes de los 35 años y, de nuevo, antes de los 45.

El ter­cero es que el 90% de las mujeres con lesiones en la cérvix que puedan degenerar en cáncer reciban tratamiento pre­ven­tivo y que el 90% de las mujeres con cáncer inva­sivo reciban un tratamiento adecuado.

El direc­tor gen­eral de la OMS llamó a todos los países y socios a aumen­tar el acceso a la vac­u­nación con­tra el virus del papi­loma humano y a ampliar las prue­bas de detec­ción, el tratamiento y los cuida­dos paliativos.

Cada país debe cumplir las metas 907090 en 2030 para así empren­der el camino hacia la elim­i­nación del cáncer de cuello uterino en el próx­imo siglo.

Edi­ción: Leti­cia E. Becerra Valdez

Sucrí­bete a nue­stro canal en Youtube : Viviendo Mi Ciu­dad

Deja tu opinión o com­pártelo en tus redes





Comen­tar­ios poten­ci­a­dos por CCom­ment

Compártelo

Síguenos

Com­partelo!

Síguenos

Busca en ViviendoMiCiudad

cancedroms

Sem­Méx­ico. Gine­bra. 6 de enero de 2022.-

El cáncer cer­vi­couterino es alta­mente pre­venible y trat­able”, recalcó el direc­tor gen­eral de la Orga­ni­zación Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghe­breye­sus, y sos­tuvo que “podría con­ver­tirse en el primer cáncer en ser eliminado”.

El cáncer de cérvix se puede pre­venir en gran medida medi­ante la vac­u­nación y la detec­ción de lesiones pre­cur­so­ras, con un seguimiento y tratamiento ade­cua­dos, señaló la Agen­cia Inter­na­cional para la Inves­ti­gación del Cáncer(IARC), un organ­ismo inter­gu­ber­na­men­tal aus­pi­ci­ado por la OMS.

Con el propósito de aler­tar a la población sobre la impor­tan­cia y la gran posi­bil­i­dad de acabar con esa enfer­medad, la IARC ha declar­ado a enero como el Mes de la Con­ci­en­ti­zación sobre el Cáncer de Cérvix.

Como parte de esa ini­cia­tiva, la Agen­cia para la Inves­ti­gación del Cáncer destacará tres proyec­tos de inves­ti­gación que for­man parte del com­bate al cáncer cervicouterino.

Dichos proyec­tos se inser­tan en las áreas de vac­u­nación con­tra tipos de alto riesgo de virus del papi­loma humano, el agente cau­sante de la may­oría de los casos de cáncer de cuello uterino; el tratamiento de las lesiones pre­can­cerosas del cuello uterino en un entorno de recur­sos lim­i­ta­dos; y la mejora de la cober­tura de los pro­gra­mas de detec­ción del cáncer cer­vi­couterino en pobla­ciones de riesgo.

El de cuello uterino es el segundo tipo de cáncer más común en las mujeres y tiene las tasas de inci­den­cia y mor­tal­i­dad más altas. Por lo gen­eral afecta a los países con un índice de desar­rollo humano bajo.

Unas 604.000 mujeres fueron diag­nos­ti­cadas con cáncer de cuello uterino en el mundo en 2020, 342.000 de ellas murieron como con­se­cuen­cia de la enfermedad.Organización Panamer­i­cana de la Salud.


Geografía de la inci­den­cia, un indi­cador de desigualdad

Pocos padec­imien­tos refle­jan tanto las desigual­dades mundi­ales como el cáncer de cuello cer­vi­couterino: casi el 90% de las muertes en 2018 ocur­rieron en países de ingre­sos bajos y medi­anos, donde la inci­den­cia del padec­imiento es mayor, porque el acceso a los ser­vi­cios de salud pública es lim­i­tado y la detec­ción y el tratamiento no se han imple­men­tado ampliamente.

La OMS y la IARC tra­ba­jan en colab­o­ración con otros socios para acabar con el cáncer de cérvix como prob­lema de salud pública a través de la Estrate­gia mundial para acel­erar la elim­i­nación del cáncer cervicouterino.

Las eval­u­a­ciones de los méto­dos de detec­ción actuales en tér­mi­nos de su impacto en la inci­den­cia y la mor­tal­i­dad del cáncer de cuello uterino serán clave para ayu­dar a desar­rol­lar políti­cas de salud pública efi­cientes en la lucha de esta enfer­medad pre­venible”, dijo Béa­trice Lauby-​Secretan, experta de la IARC.

Para elim­i­nar este tipo de cáncer de la lista de prob­le­mas de salud pública, la Estrate­gia Global estable­ció el umbral para que todos los países alcan­cen una tasa de inci­den­cia de menos de cua­tro casos por cada 100.000 mujeres.


Obje­tivos 907090

Lograr esto implica que cada país alcance y man­tenga tres obje­tivos durante la vida de las jóvenes de hoy.

El primero es que el 90% de las niñas sean vac­u­nadas con­tra el virus del papi­loma humano antes de los 15 años.

El segundo es garan­ti­zar que el 70% de las mujeres se sometan a prue­bas de detec­ción medi­ante una prueba de alto rendimiento antes de los 35 años y, de nuevo, antes de los 45.

El ter­cero es que el 90% de las mujeres con lesiones en la cérvix que puedan degenerar en cáncer reciban tratamiento pre­ven­tivo y que el 90% de las mujeres con cáncer inva­sivo reciban un tratamiento adecuado.

El direc­tor gen­eral de la OMS llamó a todos los países y socios a aumen­tar el acceso a la vac­u­nación con­tra el virus del papi­loma humano y a ampliar las prue­bas de detec­ción, el tratamiento y los cuida­dos paliativos.

Cada país debe cumplir las metas 907090 en 2030 para así empren­der el camino hacia la elim­i­nación del cáncer de cuello uterino en el próx­imo siglo.

Edi­ción: Leti­cia E. Becerra Valdez

Sucrí­bete a nue­stro canal en Youtube : Viviendo Mi Ciu­dad

Deja tu opinión o com­pártelo en tus redes





Comen­tar­ios poten­ci­a­dos por CCom­ment

Compártelo

Síguenos

Com­partelo!

Síguenos

Busca en ViviendoMiCiudad

top